La fuga es un bochorno que desnuda el quiebre del pacto de la Política con la Policía


 

Por Juan Alonso

 

Este papelón histórico comenzó a rodarse durante la última semana de 2015 en el penal de máxima seguridad de General Alvear. Hace 14 días, los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor Schillaci, salieron por la puerta con una pistola de madera, un guardia como rehén, y un Fiat 128 que tuvieron que empujar para que arranque. Luego abandonaron al efectivo del (SPB) a su suerte y emprendieron la fuga más rocambolesca de la historia criminal argenta.

Los recibió un grupo de apoyo con chalecos antibalas, armas  de puño calibre .40, 45, y 9 milímetros, escopetas 1270, y rifles de asalto como los que usa el Ejército (FAL). Con todo ese arsenal encima, estos tres flamantes herederos de Butch Cassidy y Sundance Kid sacudieron el verano en un rock interminable, atravesando zonas tan disímiles como Florencio Varela, Chascomús, Ranchos, Quilmes y vuelta a Berazategui; llevando a cuestas un delirio de balas y desesperación, que incluyó –según la versión oficial- cuatro presuntos tiroteos en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.
Ayer, en la cima de esta demencia mediática, allí donde anida el veneno para soliviantar el estupor social, se dijo que los tres hombres que habían sido condenados a  perpetua por el triple crimen mafioso de General Rodríguez habían sido detenidos a 40 kilómetros de la ciudad de San Fe.

Pero no era así. La “alegría” duró poco menos de dos horas. Y se desinfló eso que la vicepresidenta de la Nación mencionó como “un alivio y un resultado satisfactorio”. ¿Por qué? Porque el único que cayó fue el cerebro de la banda, Martín Lanatta , un duro, que aparece en esta edición con la nariz quebrada y la mandíbula rota. ¿Qué grupo de elite de los 600 agentes especiales que estaban en Santa Fe lo apresó? Nadie. Al Lanatta con dos (T) lo frenó un zanjón en un pastizal. El otro, el que le hizo la entrevista en la cárcel de Alvear, que ayudó a que Cambiemos lograra  ganar las últimas elecciones por la gravísima imputación al ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández –se dijo que era el autor intelectual del Triple Crimen y se lo tildó de narco-  está en Estados Unidos. Pero no es Michael Moore, es Jorge Lanata: de Sarandí al fulgor del estrellato. De Página/12 de fines de los ’80 a aliarse con Héctor Magnetto. De “progre” a talibán del billete.
¿Qué está sucediendo? El flamante gobierno de Mauricio Macri, quien tiene el récord de haber trabajado sólo 10 de 30 días con una máquina cerebral que imprimió 85 decretos de necesidad y urgencia en los primeros cinco días de gestión, pretende planchar la economía y someter a la clase trabajadora con el miedo y la extorsión de conservar el empleo resignando el salario. Ya devaluó el peso un 45 por ciento y benefició a los ricos de la Sociedad Rural con más de 100 mil millones de pesos para 7500 productores que todavía están sentados sobre los silos de soja y, tal como los mercaderes del templo bíblico, ansían la angustia ajena para capitalizarse. La angurria es así.
¿Ése es el único problema? No. Hay uno mayor. Desde 1983 la Policía se gobernó a sí misma y su máximo deber no es como se cree la seguridad pública: están para mantener el statu quo. El sentido del orden concebido por el gobierno de turno. Claro que  eso no invalida la auténtica y genuina vocación policial de miles de honestos trabajadores. Lo que existe aquí es una superestructura que realiza un pacto tácito o explícito con la Política. Se trata de un acuerdo de convivencia en donde la Policía garantiza cierta paz social y una regulación del delito que no preocupe al Ejecutivo. Siempre y cuando nadie vulnere el pacto, todo marcha bien. Este desdichado caso que lleva dos semanas de zarandeo se centra en que se ha quebrado el contrato explícito entre la Política y la Policía.  De otra forma no se comprende cómo fue que los Lanatta y Schillaci lograron salir de un penal de Alvear y andar robando camionetas como hacía el bandido rural santafesino, Juan Bairoletto, con las chatas y la caballada. Estos “buenos muchachos” delincuenciales, carecen de esa mística del Mal.-

*Nota publicada el domingo 10 de enero de 2016 en el diario Tiempo Argentino.

 

 

leyendadeltiempo.wordpress.com

Sed de mal


Por Juan Alonso

 

Hoy es un día gloriosamente triste. Se termina una era. El kirchnerismo pasará a la historia como la construcción política que llegó para honrar y poner en práctica las banderas de justicia social que legó Perón. Las gestiones de Néstor y Cristina fueron los dos mejores gobiernos de la historia de la democracia. Nunca antes un movimiento revalorizó tanto la Política tras la debacle del 2001/2002. Veníamos del naufragio y aprendimos a nadar. Fuimos dignos. Gran parte de la sociedad dejó el trueque y el hambre por el salario, por la Asignación Universal por Hijo, por el trabajo, por la primera computadora entregada por el Estado en los arrabales del arrabal, por la Universidad en el barrio, por el colegio inclusivo, por la búsqueda incesante de Justicia en causas por violaciones a los Derechos Humanos. Fue una época donde a los genocidas se los llamó criminales. Porque la dictadura fue eso y no un proceso. El kirchnerismo vino a darle valor a los sueños de generaciones. El kirchnerismo enamoró. Y por antonomasia también captó los enemigos más poderosos que puede tener un gobierno democrático: las grandes cadenas de supermercados, la banca especulativa (interna y externa), la concentración mediática del Grupo Clarín y sus socios, y la lógica del capitalismo foráneo de la principal potencia del continente.

Hay presidente electo. Dicen ser el cambio: son el pasado.

No está mal hacer un ejercicio de memoria y recodar que cuando Fernando de la Rúa se fue por los techos (es el mismo personaje que se pronunció a favor de Macri), su Policía asesinó a tiros a 39 argentinos. Algunos cayeron baleados a metros del Obelisco y la Plaza de Mayo. Aquello no fue nada normal, digamos. Y la Corte no intervino. Ni siquiera con la peor sucesión de presientes truchos (cinco en total), que asumían por el transcurso de unas horas. Pero Cristina Fernández de Kirchner no sólo no se fue en helicóptero de la Casa Rosada como De la Rúa; tampoco renunció como hizo el cándido Carlos “Chacho” Álvarez. Ella deja un país sin deuda, con una sumatoria de derechos adquiridos para la clase trabajadora nunca vista  desde 1983. Además, de una pelea internacional en todos los foros con los fondos buitres que sentó jurisprudencia para el mundo.
Claro que el kirchnerismo tuvo los límites propios de todo proceso de raíz popular: el condicionamiento del sistema de acumulación del capitalismo y sus lobistas empresarios y cancerberos. El mismo poder del dinero que designa a dedo a los gerentes de multinacionales para adueñarse del Estado. Algo que no es nuevo en la historia nuestra.
La grieta no comenzó con las retenciones al campo. La grieta viene de lejos: desde que aquella antigua colonia española comenzó a abrirse camino con un grupo de patriotas y mercaderes leguleyos, en ese barral que era el río –tierra de contrabando y truhanería- rodeada de indios bravos que se comían los cadáveres de las vacas y caballos, y maloneaban el horizonte a pura rabia por la carencia del desierto pampeano. De ahí venimos. Somos un país forjado a fuego y a cuchillo. Donde el odio siempre fue más hondo y perdurable que la convivencia. Si en Estados Unidos los colonos se abrieron paso empuñando las pistolas de Samuel Colt, aquí la palabra degüello fue tan común como la costumbre alimenticia de masticar carne asada cocinada a las brasas.

El amigo Alejandro Caravario pensó que “El Matadero” -ese maravilloso libro de Esteban Echeverría- adelanta de alguna forma esa antigua (falta) donde se mezclan las pasiones más abyectas con la nobleza de los hombres, la persecución del bien común, y claro está: la psicosis colectiva. La carestía de carne. El lodazal. El charco donde va a parar la vida. La sangre como un mar de Judas. Todo eso también somos.
Ahora que soplan vientos de desguace hay que tener memoria y ser agradecidos. En el mundillo de los periodistas no suele haber sentido de clase. Algunos colegas creen ser cirujanos o filólogos, analistas del té con leche, mojadores de facturas y acomodaticios del espiral, la linternita, y el cine. Otros se proclaman como los defensores de una independencia falsa que esconde el verdadero chantaje. La técnica del aporreo. La negociación boxística de las palabras. Pero sucede que, a veces, lindos y lindas del biri-biri, las palabras son dueñas de una música que no tiene precio. No se vende. Es como la pelota de Diego. La palabra no se mancha. Y sobran los ejemplos: de Arlt a Walsh y de Viñas a Bayer. Los apóstoles de la gerencia del sentido lo saben, pero juegan a ser Tom Wolfe con el dinero que reciben de las patronales esclavistas. Fingen demencia y pretenden que todo el resto haga lo propio. Pero no. No todos nacimos para mayordomos.

La historia nos enseña que las grandes luchas no las ganan los individuos en solitario. Las ganan los sujetos que tienen una ideología, una identidad, una conducta y un motivo. Si la derecha está alambrando el mundo habrá que correrse para no ser enlazado por el neoliberalismo vacío y banal. Las personas no dejan (ganancias): somos seres humanos. De Cristo a Buda y del Zen al Bushido aprendimos que el destino está atado al anhelo del hombre. La pulsión puede ser mortal. Cuidado con la vocación suicida de una porción grande de esta sociedad.

En estos 12 años nos ha tocado dar batallas contra el poder de los medios concentrados, sus empresas y sus mandantes. Muchos de nosotros lo hemos hecho por absoluta convicción. Sin cargos, sin prebendas, sin jubilaciones de privilegio, sin caja ni chequera, sin cobardía, sin dinero de ninguna pauta  Ojalá no llegue nunca la hora de los financistas y especuladores que juegan a la derrota de los derechos del prójimo para abroquelarse en su falta de decoro y dignidad.

La Argentina que viene no será como la que hemos vivido. Los dueños de las grandes compañías nacionales y extranjeras llegan a apoderarse de los principales puestos del Estado. Quisieran privatizar Aerolíneas e YPF. Quisieran arrojar a cientos de trabajadores por la ventana. Han tenido la osadía de nombrar a un ex CEO de Techint en el Ministerio de Trabajo. No faltan quienes auguran que pretenden negociar una escala paritaria cada cuatro años. Y para mal de males cuentan con ciertos jueces y fiscales –los mismos que se manifestaron preocupados por la honestidad y el final de Alberto Nisman- para lograr sus planes revestidos de presunto republicanismo.
El único camino posible es dar testimonio. Revelar lo que el periodismo oficialista callará hasta arrimar sus dientes de vampiro sobre el cuello flácido de esta democracia de lacayos que se hacen llamar magistrados como en la antigua Grecia.-

Los politwitteros


Por Juan Alonso

Las herramientas de la Web están al alcance de la mano. Cada palabra se multiplica al infinito y millones de personas pueden escuchar, leer y ver lo que decimos y pensamos. Internet se ha convertido –hace mucho, claro está- en el canal de información e intercambio cultural más popular del planeta.

A través de la red escuchamos música, vemos películas, videos y documentales, seguimos nuestras series preferidas, leemos diarios en versiones digitales, nos conmovemos por el drama polaco o el terremoto en Chile. Buscamos familiares lejanos y nos reencontramos con los amigos de la infancia para nada.

En fin: espiamos y vivimos la vida a través de la fibra óptica.

Más de ochocientos millones de personas utilizan la red. Lo que no es poco y despierta el interés de referentes sociales con ideología diversa y posiciones encontradas.

Aquí vamos a prestar atención a cómo utilizan las herramientas de Twitter, el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, Mauricio Macri y su mano derecha Gabriela Michetti.

Mientras Aníbal escribió: “El asunto está ahora y para siempre en tus manos, nene”, citando al Indio Solari; Macri sostuvo un tibio: “Impresionante Rosario! Mucha energía  y ganas d participar en la Argentina q viene!! Vamos Rosario”.

En la vanguardia tecno, Fernández participó el fin de semana de un encuentro de bloggers peronistas en Parque Patricios.

Ver el video:


Y auguró suelto de cuerpo: “Un día la van a ver a Cristina cruzar caminando el Río de la Plata y el título de Clarín va a ser que no sabe nadar”. O la más notable de su cuño mostachón: “No somos perros para que nos corran con el diario”.

De lo mejor junto a la maradoniana, “le toma la leche al gato”.

Más cauta, casi monacal, Michetti confesó en público. “Estoy leyendo las cartas d amor q escribía Neruda a su Matilde. Confieso q me muero p tener algún día un novio TAN enamorado! Será posible?”

Gabriela no para de lanzar mensajitos de 140 caracteres. “Como pilar de mi vida, mi familia…, dice G. Francella”. “Mi hijo estudia, yo leo los diarios y espero a una amiga que va a venir a tomar mate dentro de un ratito… Domingo pacífico”.

Un Fernández de verba nostálgica: “Ganaremos cada vez que algún joven…, sepa que no todo se compra ni se vende, y sienta ganas de querer cambiar el mundo”, recordando al fundador de la Juventud Peronista, Envar El Kadri.

El ministro también realizó anuncios: “Para quienes tenga ganas de escuchar un poquito de política, hoy estaré en Código Político. Un abrazo para todos”.

Michetti palermitana, musitó: “Disfruté un rato de Palermo y ahora me vuelvo a casa a dormir un ratito porque anoche sólo dormí 5 horas y después me voy a Misa”.

Su jefe político, dijo: “Acompañamos al pueblo, al gobierno y a los familiares de las victimas del accidente que cobró la vida del presidente polaco y colaboradores”.

Macri tuvo la necesidad de hablar sobre el álgido asunto de las escuchas ilegales del espía Ciro Gerardo James que trabajó en el ámbito del Ministerio de Educación porteño. Al verse cercado por la inminente indagatoria judicial, respondió en Twitter: “No tenemos nada que ver con Ciro James, ni lo conocemos y jamás este Gobierno ordenó una escucha telefónica”.

“Desde que estoy en política coseché del sistema agresiones. A pesar de eso la gente nos dio una oportunidad y estamos haciendo”.

“Sobre la citación del juez Oyarbide estoy muy tranquilo, porque no tenemos nada que ver con las escuchas”.

Dos semanas antes, escribió una serie de mensajes furiosos: “Queremos prohibir los trapitos y los limpiavidrios. Evitar que se cubran la cara los manifestantes y porten palos”.

“Estoy mandando una serie de leyes y de cambios en el Código Contravencional para combatir el delito”.

“Vamos a mejorar la seguridad y a desterrar la actividad de las mafias”.

Más directo con los enemigos, Fernández disparó: “Hilda González nunca en la vida va a poder ser nada porque no tiene capacidad”. Y el filoso: “La democracia tiene ruidos, la iglesia debe preocuparse más por lo espiritual”.

También se ocupó de la Justicia. “El poder judicial es uno de los poderes de la república –dijo- , pero no es el poder rector, no está por encima de los otros dos poderes”.

Michetti prefirió el dominical: “No se puede creer lo lindo que se puso el día! Me voy a dar una vuelta por ahí”. Pero tampoco desdeña los anuncios. “Acabo de participar del lanzamiento de la Red de Mujeres PRO, reunidas en una jornada de trabajo para fijar objetivos. Muy bueno!”

“Estoy en TEDx BUENOS AIRES –contó Gabriela-, es muy bueno sentir q hay tanta gente q apuesta a poner su energía y su inteligencia para construir y confluir!”

¿Construir y confluir para qué y con qué, Gabriela?

En fin: todo muy baladí.

Tal como escribió Arturo Jauretche en Manual de zonceras argentinas:

¿Los argentinos somos zonzos…?”. “Las zonceras que voy a tratar consisten en principios introducidos en nuestra formación intelectual desde la más tierna infancia -y en dosis para adultos con la apariencia de axiomas, para impedimos pensar las cosas del país por la simple aplicación del buen sentido… A medida que usted vaya leyendo algunas, se irá sorprendiendo, como yo oportunamente, de haberlas oído, y hasta repetido, innumerables veces, sin reflexionar sobre ellas y, lo que es peor, pensando desde ellas.”

“Basta detenerse un instante en su análisis para que la zoncera resulte obvia, pero ocurre que lo obvio pasa con frecuencia inadvertido, precisamente por serlo.”

“Su fuerza no está en la argumentación. Simplemente excluyen la argumentación actuando dogmáticamente mediante un axioma introducido en la inteligencia -que sirve de premisa- y su eficacia no depende, por lo tanto de la habilidad en la discusión como de que no haya discusión. Porque en cuanto el zonzo analiza la zoncera -como ya se ha dicho- deja de ser zonzo,”

“Para hacerlo sólo se requiere no ser zonzo por naturaleza … ; simplemente, estar solamente azonzado, que así viene a ser cosa transitoria, como lo señala el verbo.”

Bajá “Manual de zonceras argentinas” .

leyendadeltiempo.wordpress.com

Oyarbide ratificó que indagará a Macri por el espionaje en la Ciudad


El juez federal Norberto Oyarbide rechazó las críticas del macrismo y denunció que las mismas quieren provocar su “falta de cordura” para arrebatarle la investigación del espionaje en el Gobierno porteño, por lo que fue citado Mauricio Macri. “No voy a subir a ningún tipo de contestación difamatoria ni descalificante, porque (las críticas) tienen un solo propósito: provocar mi falta de cordura para arrebatarme la investigación.

Eso no va a suceder”, sentenció Oyarbide a los periodistas que lo interrogaron cuando salía de su domicilio. El magistrado advirtió que “he escuchado decir, porque estoy al tanto de toda la información, que en la causa no hay elementos” para citarlo a declarar como imputado a Macri, al ministro de Justicia, Guillermo Montenegro, el ex titular de Educación, Mariano Narodowski . “Yo diría a los señores que primero tomen conocimiento y solicitan fotocopias (del expediente). Estoy aguardando que hoy o mañana se acerquen los profesionales que seguramente designarán estas personalidades para que tomen conocimiento” de las imputaciones, indicios y pruebas que existirían en la causa penal. Oyarbide defendió su proceder en esta causa y argumentó a su favor que “todo mi trabajo se ha visto corroborado hasta por la Cámara Nacional de Casación Penal”, el tribunal que confirmó sus fallos y resoluciones en este expediente, por el cual ya están presos y procesados el ex titular de la Policía Metropolitana Jorge “Fino” Palacios y el ex agente de la Policía Federal Ciro James. Además de Macri, que deberá someterse a indagatoria el próximo 28 de abril, también fueron citados como imputados el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, para el 21 de abril, y el ex titular de la cartera de Educación local Mariano Narodowski, para el 22. La convocatoria fue realizada por Oyarbide, quien imputa a Macri el cargo de “intercepción de llamadas” en los casos del miembro de la comunidad judía Sergio Burstein y de su propio cuñado, Néstor Leonardo; y achaca a Montenegro y Narodowski el delito de “encubrimiento de asociación ilícita”, por sus relaciones con Palacios y James, explicaron los voceros.

Macri se defendió anoche por televisión: “No tengo la menor idea de todo esto, no tengo nada que ver con esto, y no cabe ninguna duda” de que es inocente. “Es muy difícil de entender todo lo que ha hecho” Oyarbide, dijo Macri, quien anunció que iba a “hablar con los abogados” para elaborar su estrategia pues “no le puedo encontrar una justificación” a esta citación. También aseveró que desde que decidió involucrarse en política y buscar la Jefatura de Gobierno recibió “agresiones sistemáticas”, pero “la gente nos votó, nos dio una oportunidad y estamos gobernando”. El ex comisario Palacios -quien había sido jefe de la División Unidad Antiterrorista (DUIA) de la Policía Federal- fue designado por Macri titular de la Policía Metropolitana, pero debió renunciar cuando se destapó el caso de las escuchas telefónicas.

El escándalo arrastró a quien era número dos de Palacios y luego su sucesor interino, Osvaldo Chamorro. Además, Palacios está acusado de encubrimiento en la causa AMIA, donde también fue investigador. En tanto, James -quien según la causa se encargaba de gestionar las escuchas y retirar las grabaciones- había estado empleado en el Ministerio de Educación local, durante la gestión de Narodowski. Palacios y James fueron procesados, junto a los policías de Misiones Diego Guarda, Raúl Rojas, David Amaral, Antonio Fernández y Rubén Quintana, como presuntos miembros de una asociación ilícita que se dedicaba a escuchar a personalidades de diversos sectores sociales. Recientemente la Cámara Federal porteña confirmó los procesamientos y agregó para los dos ex policías federales el cargo de “falsedad ideológica”. Las escuchas afectaron a Sergio Burstein, al empresario Carlos Avila y a Leonardo -cuñado de Macri-, entre otras personas.-

El Ciro de Mauri


Todo parece indicar que se vienen días difíciles para el Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, luego de que el diario Miradas al Sur, reveló en su edición del domingo que el ex espía que dependía del Ministerio de Educación de la Ciudad, Ciro James, habría estado en la casa del ex presidente de Boca Juniors.

Un estudio realizado en el juzgado de Norberto Oyarbide demostró que el celular de James estuvo en la celda de Barrio Parque, donde vive Macri, los mismos días en que el el ex espía retiraba los cassetes con las grabaciones del cuñado de Mauricio de la SIDE.

Y la señal de noticias TN, utilizó esta mañana la palabra “erradicar” para definir los planes de Macri con los “limpiavidrios, trapitos y manifestantes encapuchados“.

Ver Miradas al Sur

Online-911