No te vayas campeón


Las vías no llevan a ninguna parte. Este tren puede ser una pesadilla o un encanto. Las mañanas tendrían que haber sido creadas para seguir durmiendo si no fuera por algunos médicos, psicólogos y odontólogos de esta Buenos Aires de tono gris después del Mundial.
Quizás por eso el bar Los Galgos de la calle Callao parece estancado en 1938 y el mozo dice que “se vivía mejor con los militares, porque con la democracia se empezó a descomponer todo”. Después pregunta como si nada.
-¿Más café?
Por la ventana que da a la calle se ven rentistas, vendedores, abogados, empleados de oficina, estudiantes de la Universidad de El Salvador, taxistas epidérmicos, damas de la calle Callao, bellas mujeres, jóvenes con mochilas, viejos, y no pocos desesperados.
Mientras repaso las noticias en los medios gráficos, especie de gliptodontes en etapa previa a la glaciación, busco con nostalgia la gambeta de Messi y la salida de Mascherano. Hace cuatro días que nos quedamos sin Mundial y la bandera celeste y blanca ya no flamea en Copacabana. Dicen que muchas putas de la zona se infectaron de argentinidad. Algunos aprendieron a detestar silenciosamente a esa marea humana que gritaba “Brasil decime qué se siente” olvidando la alianza en la Guerra del Paraguay y las sucesivas intromisiones del antiguo imperio en la orgullosa Banda Oriental. Ya nadie se acuerda del mordisco de Suárez, ni de su suspensión, ni de la FIFA, tampoco de los consejos de Maradona en De Zurda, con el prólogo de un Víctor Hugo que se pareció mucho a Batista por eso de distribuir la pelota con sentido de la ubicación y buen criterio.
Ahora la realidad argenta aparece tamizada por el hecho criminal del día y la catarata de bilis que destila la televisión en un parloteo delirante que va desde el análisis tartamudo de la Economía y los fondos buitres, pasando por la estela trágica de un avión derribado en Ucrania. El mundo parece caerse de su eje imaginario. Queda el destello del arte en los ojos de los ilusionados.
Nada como el fútbol para resumir una idea de felicidad colectiva. Tras el paso de la Selección por Brasil nos obligan a ver a un Lanús que marcha a trote de carreta. ¿Silva es un auto chocador o juega en Primera?
Extraño como nunca el zigzag de Messi al borde del área de todas las cornisas. Y el gusto a comunión y carne asada de cantos y camisetas de balcón a balcón. Estuvimos tan cerca de la gloria que ver los festejos del victorioso es un pecado de soberbia. Sabella guiñaría el ojo con ese gesto tan suyo de “ya vamos a volver”.
En el vagón una tanguera planea vender pan en un pueblito si todo se va al puto carajo. Hay quien busca un viaje contra las cumbres del desasosiego. Cuatro chinos que hablan inglés sacan un mapa de la Ciudad y bajan en la estación Juramento. Pienso en una buena gambeta como la única salida posible a todo esto que somos.
No te vayas campeón, quiero verte otra vez.

leyendadeltiempo.wordpress.com

Anuncios

Antes de que cante el gallo


Hoy te escribí tres veces y no te negué. Me dormí pensando en la oscuridad brillante de tu mirada. En tu voz de terciopelo azul. Pensé que valía la pena pronunciar dos palabras, hacerme un café cargado, escribir con sujeto y predicado, dejar el Bourbon por el agua saborizada con vitamina C, que me vende mi amigo Wally, empezar a caminar tres kilómetros sólo para explorar lindos bares. Nadar. Y pensar en nada, con la jeta en la ventana abierta. Boludeces. Porque hoy te escribí tres veces y no te negué. Salí a buscar el diario y a ponerme debajo del sol, con un disco de Santana tocando en vivo en Montreal. Hay un mendocino que vive allí y que conocí en La Habana, un atorrante de fe encauzada en la nube del dinero rápido. No es mi fe. Ni la será. No soy ortiba. ¿Viste?  Lo escribí bien.

Y cantó el gallo y no te negué. El amanecer me tomó por asalto y sobreviví. Me hice macrobiótico de la papa frita y la fresca yelada. Adicto al lenguaje de señas para dejar que la música hable por sí misma. Me nutro de Morente y su espíritu me canta en los sueños y hasta creo que puedo ser más feliz si logro entender mejor.

En esta mañana blanca escucho tu latido desde acá. Tu corazón marcha rápido como un caballo rodeado de toros sangrantes. Tenés a un torero encima. Y ni siquiera es tu amante ni tu amigo ni tu jardinero. Es la sombra que saca a pasear al labrador. Una mano para una correa. Pero te comprendo. Yo también llevé la correa y fui una sombra.

Te dije que hoy te escribí tres veces y no te negué. Mi vecina anciana dice que soy un despelote andante porque le pongo Almafuerte a las 10 am y mis amigos se cagan de risa con los videos de Capusotto, estirando la nada. Mezcla de toro y pampa con pan pa mojar el jugo. Y así pasan las horas y el tiempo vuela como los barriletes. Esperando el otoño por eso de los guisos. Maradona dixit.

Pero no quiero hablar de amor. Te escribí tres veces y no te negué. Pedro me habló por debajo de la puerta. Me arrojó un sobre papel madera con los mandamientos del deseo. Y en eso estoy: andando entre la pulsión y el síntoma, diría un psicoanalista de Villa Freud que se mudó a Barcelona, pero para cegar las genialidades de Messi.  Anoche, un amigo me llamó Iniesta. Por la pelada será.

Te escribí tres veces y no te negué. Junté todos los papelitos con tus direcciones equivocadas. Los números que no eran y con los que jamás seré Remo Augusto Erdosain para ganarme una fortuna apócrifa. Los libros en el andén del tren. La exquisita luna que remontaba su luz sobre tu cabellera ondulante. Mi rosa de cobre con berretín de millonario de las medias de caucho

Ya superé la etapa de los velos y voy por el sendero descalzo: sé que te escribí tres veces y no te negué. Fui a pintar tu nombre falso en el paredón de la cortada. Dejé una letra, una sola letra, para que la veas al pasar. No está en mercado libre ni en internet.

Ahora caminamos en . Hay jazmines y flores blancas y nieve. Vos andas de campera de cuero rojo y escucho tu boca que besa.

Por eso, y porque sos una gema, hoy te escribí tres veces y no te negué.

leyendadeltiempo.wordpress.com 

Hay que aprender de los errores y seguir adelante


La caída contra Alemania en el Mundial de Sudáfrica no debería ser el fin de la gestión de Diego Armando Maradona al mando de la selección argentina de fútbol. Diego demostró que sabe conducir un grupo de estrellas y, si bien es posible que se haya equivocado en el planteo táctico, de los errores se aprende y la única salida es hacia adelante.

En la conferencia de prensa, Maradona no quiso realizar una autocrítica ante los periodistas, explicando, intentando expresar la enorme desilusión que siente frente a la derrota futbolística. “Yo viví esto en el ’82, pero era pibe y no me daba cuenta de las cosas, ahora que voy camino a los 50, es como una trompada de Mohamed Alí”, soltó.

Ahora como dicen en la cancha, hay que aguantar los trapos y esperar que curen las heridas y el dolor.

Diego representa mucho para todos nosotros, los argentinos. Hay que apoyarlo y esperar que siga con su proyecto.

Hay que volver a empezar. Una y mil veces.

La perseverancia también es victoria.

leyendadeltiempo.word.press.com

La fiebre Messi


“Juega al fulbito con Dios”, dijo Diego Maradona.
Así ven a Messi en España con vistas al clásico con el Real Madrid:
Por Antonio Merino
(El Periódico de Catalunya)

La exhibición de Messi ante el Arsenal ha revivido las peores pesadillas en el Madrid. Pellegrini busca antídotos de manera desesperada para frenar al jugador argentino mientras que los jugadores se afanan en contrarrestar la figura del azulgrana con la de Ronaldo. «Cristiano está a la altura de Messi o incluso más», aseguró ayer Guti.
Llega Messi y todas las precauciones son pocas. La dimensión del delantero del Barcelona tiene en vilo al madridismo. La capacidad de decidir partidos del azulgrana se ha convertido en una obsesión que, por conocida, no deja de poner de los nervios a los blancos. Gran parte de la estrategia pasa por frenar a Messi o, al menos, intentarlo.
Desde la asunción de que el azulgrana es imparable, Pellegrini exprime su pizarra para dar con la tecla e impedir que el astro argentino rompa el partido con una par de acciones aisladas. Ayer, el técnico chileno probó con Sergio Ramos de central y Arbeloa de lateral derecho. Un apunte de lo que puede ser una estrategia más con vistas a que Messi no reviente el clásico del sábado. La posición del jugador azulgrana, ahora situado por el centro y más alejado de la banda, aboca a un sacrificado trabajo de ayudas en la zaga blanca, la única opción para intentar que Messi no incendie el Bernabéu.

PARARLO CON FALTAS / La otra forma de parar a La pulga la apuntó ayer el director de Marca. Eduardo Inda hizo referencia al choque de la pasada temporada en el Camp Nou en el que el azulgrana recibió un buen número de faltas: «¿Y cómo paramos a este tío? Quizá a Pellegrini le baste con revisar el vídeo del Barça-Madrid de diciembre del 2008 cuando Juande Ramos empezaba a entrenar a los blancos. Aquel día sí que el Madrid supo parar a Messi. Estuvo más limitado que nunca en sus movimientos y en sus acciones».
Mientras, Guti no se mostró sorprendido por la enorme productividad y la capacidad goleadora de Messi en el encuentro ante el Arsenal. «No hace falta que meta cuatro goles para saber quién es. Eso lo único que hace es reivindicarle. Es una figura a nivel mundial. Está entre los dos o tres mejores del mundo y lo demuestra partido a partido», dijo Guti.

COMPARACIÓN CON RONALDO / El canterano blanco buscó inmediatamente un equilibrio en la balanza y puso en el otro lado a Ronaldo. «Messi es el jugador más desequilibrante del Barcelona y el más peligroso, pero si le hablas a Guardiola de Cristiano Ronaldo te dirá lo mismo. Son los dos mejores jugadores del mundo», añadió el centrocampista blanco, que apuntó que no vio el encuentro de los azulgrana frente al Arsenal, pero sí un resumen del mismo.
Guti no tiene claro lo de tejer un plan anti-Messi, entre otras cosas por la calidad del resto de jugadores del Barcelona. Algo que compara con que el equipo de Guardiola se preocupara solo de frenar a Ronaldo. «Más que un plan antiMessi, tendríamos que tener un plan antiBarça porque luego te sale Xavi, Iniesta, Alves, Ibrahimovic, Pedro o Bojan. Preocuparse de uno solo es totalmente ridículo. Es como si ellos solo lo hacen con Ronaldo. Entonces, aparece Raúl o Higuaín y la lían», manifestó el jugador madridista, que aseguró que el equipo que salga líder del clásico «no tendrá la Liga ganada, pero sí adquirirá una gran inyección de moral».
De lo que no quiere oír hablar Guti es del 2-6 de la pasada temporada. «Si no lo descartase, preferiría no jugar y no dar entradas a mis amigos», concluyó el madridista.

La pulga agradece desde Twitter

Qué dicen los medios ingleses

La voz de Galicia

AS

El País

Página/12

EFE

El Comercio

Más goles de Lio:

leyendadeltiempo.wordpress.com