Fidel Castro advierte sobre una guerra nuclear


El histórico líder de la revolución cubana, Fidel Castro, reapareció hoy en público después de tres años, en una entrevista con la televisión oficial de su país en la que se lo vio lúcido, tranquilo, locuaz y saludable.

Sentado detrás de un escritorio y vestido de sport (campera azul y debajo una camisa a cuadros azules, blancos y marrones), Castro, tal como se había anunciado, habló sobre la hipotética posibilidad de una guerra en Medio Oriente en torno de Irán.

Tranquilo y expresándose con fluidez y claridad, Castro mostró un semblante mucho mejor que el que pudo observarse en sus contadas apariciones anteriores -la mayoría, en fotos- desde que dejó el gobierno a fines de julio de 2006, cuando fue operado de urgencia por una hemorragia intestinal.

Aunque casi siempre se tomó su rostro en primer plano, eso no impidió ver que frecuentemente movía sus dos manos -por momentos, con papeles y documentos-, en gestos que le son característicos.

A la vez, en los escasos planos largos se lo pudo ver también moviendo la pierna derecha (la izquierda quedaba tapada por el escritorio).

La entrevista con el presentador Randy Alonso, en el programa “Mesa redonda”, fue emitida puntualmente a partir de las 18.30 (las 19.30 en la Argentina) por las señales local e internacional de Cubavisión y fue reproducida simultáneamente por canales noticiosos de todo el mundo.

Hasta esta noche no se había informado oficialmente si la entrevista se emitió en vivo o si fue grabada previamente.

Al programa asistieron además el presidente del Centro de Estudios de la Economía Mundial, Osvaldo Martínez, y el director general del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), Carlos Gutiérrez, según informó la agencia noticiosa estatal AIN.

Desde el comienzo mismo del programa, y casi sin ser interrumpido, Castro tomó la palabra para fustigar a su viejo enemigo, el gobierno de Estados Unidos, por “hostigar a Irán” y, a su juicio, alentar una carrera armamentista.

Tal como venía expresándolo en los últimos años en sus frecuentes artículos en los periódicos cubanos, sostuvo que las sanciones que Estados Unidos e Israel impulsan contra Irán encierran el riesgo de que se declare una guerra que, en su opinión, “no puede dejar de ser nuclear”.

El ex mandatario explicó que “las amenazas a Irán constituyen la más seria crisis” en el mundo porque el gobierno iraní “no retrocederá” y “si creen que saldrán corriendo (los iraníes) a pedir perdón a los yanquis, es absurdo”.

Castro, que el 13 de agosto próximo cumplirá 84 años, dejó el gobierno de Cuba el 26 de julio de 2006, cuando debió ser intervenido de urgencia por una hemorragia intestinal.

Cinco días después delegó formalmente el mando en el primer vicepresidente, Raúl Castro, quien fue nombrado presidente el 19 de febrero de 2008, después de que Fidel renunciara a sus cargos de presidente del Consejo de Estado y de comandante en jefe porque no tenía “condiciones físicas que ofrecer”.

El 13 de agosto de 2006, día de su 80mo. cumpleaños, se publicaron fotos de Fidel en su internación, con ropa deportiva, por primera vez desde la operación.

Desde entonces, periódicamente se divulgaron fotos -y ocasionalmente, algún breve video- en los que conversaba con alguna personalidad extranjera de las muchas que lo visitaron. En casi todas esas imágenes se lo veía muy delgado y algo demacrado.

Poco después comenzó a publicar frecuentes notas en los diarios oficiales cubanos, en los que casi siempre se refirió a temas de política internacional.

Su anterior aparición en televisión fue el 21 de septiembre de 2007, cuando se difundió una entrevista grabada.

El 13 de agosto del año pasado se publicaron fotos en las que se lo vio muy recuperado y el sábado pasado se difundieron fotos tomadas con teléfonos celulares durante una visita que hizo el miércoles a la sede del CNIC.

Ver el origen de las guerras

Fuente: agencia Télam


Anuncios

La justificación de la barbarie en Gaza y la condena a Israel en la ONU


El Ejército israelí ha reconocido la muerte de diez activistas, pero medios locales cifran las víctimas entre 14 y 20 muertos, así como entre 30 y 60 heridos, en el asalto, llevado a cabo por miembros de una unidad de elite en aguas internacionales, a unas veinte millas de la franja palestina. Los testimonios de las víctimas afirman que los soldados israelíes descendieron sobre las cubiertas desde helicópteros abriendo fuego, mientras las imágenes de televisión mostraban la evacuación de un cadáver, una camilla ensangrentada y restos de sangre en el suelo de la embarcación, así como los soldados israelíes que la abordaron.

La portavoz del Ejército de Israel, la comandante Avital Leibowitz, aseguró que los tripulantes abrieron fuego, trataron de apuñalar y lanzaron piedras a los soldados. El asalto a la flotilla, cuya principal responsable es la ONG turca IHH, ha causado una oleada de ira en Turquía, donde unas 10.000 personas protestaron en el centro de Estambul.

El Gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan, que ha cancelado una gira en Latinoamérica por el incidente, ha avisado de que el ataque tendrá “consecuencias” y ha pedido una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, como lo ha hecho el Líbano.

A la espera de que Naciones Unidas decida al respecto, sí que han confirmado reuniones extraordinarias los ministros de Exteriores de la UE, esta tarde, y los países miembros de la Liga árabe, mañana.

El Vaticano expresó “gran preocupación” y “dolor” por “la inútil pérdida de vidas humanas”, según su portavoz, Federico Lombardi. Francia y Alemania han mostrado su “conmoción” y han “exigido”, como España e Italia, una investigación exhaustiva de lo sucedido, que también ha solicitado la jefa de la diplomacia europea, Catherine Asthon, además de pedir que se depuren responsabilidades. Algunos miembros del Parlamento Europeo han ido más allá en su condena y han unido sus voces a las de varios mandatarios árabes y asiáticos para el desbloqueo inmediato de los accesos a Gaza.

Así lo han hecho el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, y el emir de Qatar, jeque Hamad bin Jalifa al Zani, para quien “todos los que hablan de libertad, justicia y democracia están llamados ahora a hacer algo para romper este bloqueo para que no se pierda la sangre de estos mártires”.

La Liga árabe ha convocado a una reunión de urgencia de su comisión permanente en El Cairo, tras calificar lo sucedido de “crimen” y de “acción terrorista”. Para su secretario general, Amro Musa, el asalto es una “clara señal de que Israel no está preparado para la paz”.

En ese sentido, ha sorprendido que Abás, que ha decretado tres días de luto en los territorios palestinos, no suspendiera, sin embargo, las negociaciones indirectas que mantiene con Israel. Por su parte, el jefe de Gobierno en Gaza del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniye, convocó de urgencia a sus ministros y calificó el ataque de “brutal”, mientras que la secretaría del grupo en Damasco instó a la reacción a la comunidad internacional y consideró cómplices a quienes no se pronuncien sobre esta “agresión atroz”.

Tanto el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, como el de Exteriores, Avigdor Lieberman, han convocado a reuniones de urgencia, mientras su número dos, Dani Ayalón, responsabilizó de las muertes a los miembros de la flotilla. Ayalón dijo que los activistas respondieron a los soldados con armas y llegó a relacionar a los organizadores de la flotilla humanitaria con Al Qaeda.

Fuente: Página 12

Ver CN23

Condenan a Israel en la ONU

Ver BBC

Ver El País

Ver Aljazeera