Si usted quiere ser periodista, lea a Alejandro Caravario

Le dicen Piki y se llama Alejandro. Es buen tipo, buen periodista, hace jueguito con las palabras y le sobra paño en el oficio.

Trajinó “con surte diversa” como le gusta decir, por muchas redacciones, entre otros medios, estuvo en la fundación de “Mística”, de vuelo alto, como sus creadores, entre otros, Mariano Hamilton.

Hoy, el amigo Piki Caravario está editando la revista El Federal, junto a Fabián Casas, poeta y escritor intrépido, y el señor Gustavo Hierro.

Para los nostágicos de la pluma de Caravario, les recomiendo especialmente sus columnas en la página de ESPN y las notas de la Revista Un Caño, que edita, de la mano de Matías Martin y el inclaudicable Pablo Llonto.

Acá un perfil de Juan Sebastián Véron, por Piki.

Y dale rosssca.

Verón, qué grande sos

Por Alejandro Caravario

(ESPN)

La Brujita Juan Sebastián Verón reveló que fue tentado por el Manchester City a cambio de 11 millones de dólares para el club y otros tantos para él.

Si bien nadie pone en duda la capacidad y la vigencia de Verón, a sus 34 años sonaba a oferta desmesurada, o por lo menos distante de la lógica que suele gobernar los negocios, aun los negocios del fútbol, en los que abundan las comisiones mal habidas y otros repartos que inflan las cifras.

Pero antes de que nos aviniéramos a reflexionar sobre la verosimilitud del pedido, el propio jugador de Estudiantes, al anunciar la oferta anunció el rechazo, en línea con una conducta que reclama el bronce. “Les presenté la propuesta a los dirigentes de Estudiantes para que la analicen, por ahí les conviene. De mi parte no hay mucho que pensar, mi respuesta fue instantánea. No puedo irme, les estaría fallando a mis convicciones, me estaría fallando a mí mismo y a la gente por sobre todas las cosas”, dijo el jugador y conmovió a más de uno. Tal lealtad, tal amor a la camiseta, ya no se estila.

Claro que a los pocos días, el italiano Roberto Mancini, entrenador del Manchester City y portavoz de la supuesta proposición de su institución, socavó ligeramente el pedestal del futbolista argentino. Mancini admitió que había llamado a Verón, de quien es amigo, y le había sugerido pasar al equipo inglés. “Pero era sólo un chiste y él lo sabía”, aclaró.

Puede ser que Verón haya malinterpretado una broma, ¿pero de dónde salieron las cifras? ¿Verón fue capaz de llevar tan lejos la sobreactuación que incluso les hizo creer el cuento a los directivos de Estudiantes? ¿O miente Mancini, arrepentido por haber formulado una oferta para la que no tenía respaldo? Es probable, como concluyen los buenos detectives, que la verdad en este caso también sea una suma de testimonios. Un producto compartido. La verdad, al fin de cuentas, salvo honrosas exactitudes patrocinadas por la ciencias duras, suele ser una construcción.

Aunque toda vez que las desmentidas son débiles comparadas con la primera versión de los hechos, creo que la anécdota redunda en un gran favor para Verón. El gran volante que acaso abroche lujosamente su trayectoria con otro Mundial, al tiempo que desanda su carrera de futbolista, diseña un porvenir del otro lado del mostrador en el club de sus desvelos.

Desde que volvió, cual hijo pródigo, a Estudiantes (para ganar todo, hay que decirlo), manifestó su voluntad de conducir el club en un futuro tal vez no muy lejano. Frente a la experiencia política de otros, Verón acredita un apellido ilustre y un legajo inmejorable como futbolista. Por si esto fuera poco, nunca está de más enfatizar la desinteresada devoción por los colores, aunque nadie oponga reparos al respecto. Una vez, los hinchas lo saben bien, Verón resignó un próspero colofón de sus éxitos en el centro del mundo para remarla en La Plata. Ahora descarta otra millonada.

Verón es un excelente estratega en la cancha, y, según los indicios disponibles, un astuto difusor de sí mismo. Un enorme político. Como tal, sabe que, aunque no haga falta, jamás está de sobra besarse la camiseta en público. Es como besar niños en las caminatas de campaña por los barrios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s