Malvinas, la causa justa

En una medida de gobierno que pretende defender los derechos legítimos de la soberanía de nuestro país sobre las islas Malvinas, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner puso en vigencia un decreto que dispone que todas las embarcaciones que tengan como ruta las islas, previo paso por nuestro Atlántico Sur, deberán pedir una autorización a las autoridades argentinas.

El hecho prudujo la airada protesta del embajador británico en Buenos Aires que incluso afirmó que las islas son parte de la soberanía inglesa.

La disputa diplomática comenzó cuando las autoridades isleñas decidieron -bajo la protección de tono imperial del Reino Unido- explorar la zona marítima en búsqueda de petróleo, algo que vulnera la soberanía y la plataforma continental argentina: se calcula que allí hay combustible fósil semejante a la tercera parte de las reservas de Arabia Saudita.

Lo que sigue es un resúmen de la intromisión extranjera en nuestras islas.

Las Malvinas fueron descubiertas en 1520 por Esteban Gómez, uno de los barcos de la expedición de Magallanes. Según la delimitación de tierras de las bulas papales, las islas pertenecían a España. Sin embargo, navegantes ingleses, holandeses y franceses llegaron en diversas oportunidades por esos años.

En 1690, el capitán de la marina británica John Strong navegó por el estrecho de San Carlos, que separa las Malvinas, y lo llamó estrecho de Falkland en recuerdo de sir Lucius Cary, segundo vizconde de Falkland.

En 1764 hubo una ocupación francesa por parte de Luis de Bougainville, quien fundó el puerto de San Luis en la isla oriental. Los franceses llamaron a las islas Malouines, porque ése era el nombre dado a los nacidos en Saint Maló, el puerto francés de donde procedían. Los españoles obtuvieron el puerto de San Luis tras una sede de protestas y transformaron Malouines en Malvinas

En 1765, una expedición inglesa llegó a las islas y las denominó Falkland Islands. En 1770, las fuerzas de ocupación inglesas fueron desalojadas por España, que reclamó a soberanía de las islas por vía diplomática. Cuando se creó el Virreinato del Río de La Plata, las Malvinas pasaron a depender de la gobernación de Buenos Aires.

Desde 1774 hasta 1810, España nombró sucesivos gobernadores para el archipiélago.

En 1776, cuando se creó el virreinato del Río de la Plata, las islas Malvinas se incluyeron en el territorio de la gobernación de Buenos Aires.Después de 1810, las islas siguieron bajo esa jurisdicción. En 1820, la fragata Argentina La Heroína fue enviada a Malvinas para tomar posesión definitiva de las islas. En 1825 se produjo un hecho significativo: Gran Bretaña reconoció la independencia Argentina y no reclamó las islas. En 1828, el gobierno de Buenos Aires otorgó a Luis Vernet, en concesión, el Puerto soledad para que construyera una colonia. Para ello, llevó a cien gauchos e indios de las pampas, hábiles en la cría de ganado.
En 1829, Vernet fue nombrado gobernador de Malvinas. Y ese mismo año Gran Bretaña reclamó su derecho de soberanía sobre las islas, adjudicándose su descubrimiento.

En 1833 esa nación tomó las Malvinas bajo su dominio, expulsando a nuestras autoridades.

Desde entonces, la Argentina no ha dejado jamás de reclamar su soberanía sobre el archipiélago.
En 1982 se produjo la Guerra con Gran Bretaña cuando el país era gobernado por le dictadura de Galtieri.

Textos y fotos:  Juan Alonso

Ver El País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s