Johnny Cash dando una lección antes de morir

El artista popular estadounidense, Johnny Cash murió en 2003, apenas tres meses después de que lo hiciera su compañera de casi toda la vida, June Carter, con quien tuvo varios hijos y cantó country recorriendo el mundo entero. Ambos vivieron entre Jamaica, en donde tenían una enorme casa de verano, y en Nashville, capital del estado de Tennessee.

A lo largo de su carrera, Cash, que comenzó con Elvis Presley, nos legó una obra sólida, compuesta -desde su raíz- por una búsqueda constante de fe en un Dios que en muchas ocasiones le fue esquivo. Sus temas espirituales evocan una profunda búsqueda de paz interior en una especie de sendero que siempre, según él, culminaba en Cristo.

Fue tenaz Cash. Defendió los derechos de los pueblos originarios de Estados Unidos y se opuso desde joven a la discriminación racial contra los afroamericanos. Además de cantarle a los olvidados del sistema, los presos.
En unas de sus canciones memorables explica que vestía siempre de negro por los caídos, los hambrientos, los desposeídos, los necesitados de amor.

La autobiografía de Cash se consigue en edición de bolsillo a precio accesible para el alma curiosa.

Por siempre Johnny.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s