El Vaticano protegió a un sacerdote que abusó de 200 chicos sordos

La Iglesia católica ocultó ante las autoridades civiles que un sacerdote estadounidense abusó de 200 niños sordos durante 20 años, entre 1950 Y 1970, a pesar de que obispos de Estados Unidos habían alertado sobre el delito, informó el diario The New York Times.

La información del diario estadounidense se basa en dos cartas que envió en 1996 el arzobispo de la Archidiócesis de Milwaukee (Wiscosin), Rembert Weakland, al entonces cardenal Joseph Ratzinger, hoy Papa Benedicto XVI, en las que le informaba sobre los abusos que Lawrence Murphy, fallecido en 1998, habría cometido.

The New York Times afirma haber tenido acceso a las cartas a través de los abogados de cinco de las víctimas, que los representan en su denuncia contra la Archidiócesis de Milwaukee, donde Murphy realizó su labor pastoral.

El actual Papa, entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la institución vaticana que tiene el poder de apartar a curas del sacerdocio, no contestó a aquellas dos misivas.

Ocho meses después de que se mandara esta carta, el entonces `número dos` de esta organización, el cardenal italiano Tarcisio Bertone, actual secretario de Estado del Vaticano, abrió una investigación secreta sobre el caso, cuyo objetivo último era apartar a Murphy del sacerdocio.

Sin embargo, Bertone detuvo esta investigación porque Murphy se lo pidió a través de una carta, en la que argumentaba que estaba arrepentido y apelaba a su delicada salud.

“Sólo quiero vivir el tiempo que me queda dentro de la dignidad de mi magisterio (…) Pido su piadosa asistencia en este asunto”, decía en esta misiva escrita por Murphy, quien murió en 1998 a los 72 años siendo todavía sacerdote.

Los documentos en poder de los abogados revelan que hasta tres arzobispos de Wisconsin tuvieron conocimiento de estos hechos, pero ninguno de ellos lo denunció a las autoridades civiles.

En 1993, ante la ola de protestas contra Murphy, que incluso llegaron a manifestarse en el exterior de la catedral de Milwaukee, la arquidiócesis contrató los servicios de un trabajador social especializado en evaluar abusos sexuales para que emitiera un dictamen sobre el asunto.

Según The New York Times, este experto afirmó que Murphy le había confesado los abusos y que no sentía remordimientos.

Sin embargo, no fue hasta 1996 cuando la arquidiócesis se puso en contacto con el Vaticano en relación con esta cuestión.

Murphy empezó su trabajo como profesor en la Escuela Saint John para Niños Sordos de la localidad de Saint Francis, en 1950, y a pesar de que durante esta década numerosos alumnos alertaron a las autoridades religiosas acerca de abusos cometidos por este sacerdote, en 1963 fue nombrado director del centro.

En 1974, el sacerdote fue trasladado en silencio a una diócesis en el norte de Wisonsin, donde tuvo trato con niños y adolescentes hasta su muerte.

Frente a la noticia ahora conocida, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, emitió un comunicado en el lamenta el “trágico caso” que había afectado a víctimas “particularmente vulnerables”, aunque negó que el Vaticano hubiera tenido constancia del caso antes de 1996, publicó el diario norteamericano.

Además, Lombardi dijo que no habían actuado contra Murphy cuando tuvieron conocimiento del asunto, en 1996, por la mala salud del cura denunciado y la ausencia de acusaciones recientes.

La Iglesia Católica salió a desmentir la investigación periodística del New York Times

Ver El Mundo y Clarín

BBC

El País

Crítica

Página/12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s