Cuando Messi llegó al Barcelona


El inaudito fichaje de un niño genial

Por Luis Martín*

Jorge Messi se plantó y, harto de dar vueltas por las instalaciones del Camp Nou durante el mes de octubre de 2000, amenazó con llevarse a su hijo si el Barcelona no le extendía ya mismo un contrato. A Carles Rexach, director deportivo del club, el ultimátum le sonó tan serio y el niño le parecía tan bueno que tomó una servilleta de papel y en el restaurante del Club Tenis Pompeia, presidido por Josep Maria Minguella, escribió: “Yo, Charly Rexach, en presencia de Horacio Gaggioli [representante de la empresa Marka y que actuó en nombre de la familia Messi] y Josep Maria Minguella, me comprometo a la contratación de Lionel Messi en las condiciones pactadas y a pesar de la contra interna que existe en el club”.

“¿Qué puse en el informe? ¡Que era acojonante!”, recuerda Rexach

El padre de Messi se dio por satisfecho con la servilleta, un recurso sorprendente en un club que entonces ya pasaba por tener muy bien estructurado el fútbol base. El problema lo tuvo después la directiva presidida por Joan Gaspart para dar forma y fondo al contrato, algo nada fácil en un consejo que manejó situaciones laborales muy complejas y acuerdos sospechosos cerrados al grito de “¡Chusín, el precio lo pongo yo!”, denuncia que Jesús Pereda puso en boca del director general Antón Parera en el fichaje de Geovanni.

Según se mire, el fichaje de Messi por el Barça se puede relativizar hasta el punto de convertirse en anuncio de cervezas. Incluso los hay que mantienen la memoria de aquel invierno de 2000 tan viva que el tema sigue sometido a un proceso judicial. Marka, una empresa de representación argentina, reclamó judicialmente las comisiones de aquel papel firmado por Rexach y lo sigue haciendo aunque dos juzgados han dado la razón a la familia Messi en los últimos años.

Por trascendente, el contrato tiene muchos padres, pero lo cierto es que madre parece tener sólo una: el empeño anónimo de un ex empleado del Espanyol que durante tres años ejerció de ejecutivo en los despachos del Barcelona y que responde al nombre de Juan Lacueva, nacido el 8 de agosto de 1949 en Campelles (Girona).

“El Barcelona estaba preparado para fichar a Saviola, pero era la primera vez que tenía una joya semejante de 12 años. Si no es por Lacueva difícilmente se habría quedado Messi en el Barça”, reconoce Minguella, testigo de aquellos acontecimientos, conocedor de los hilos que movió Lacueva como director general adjunto, responsabilizado del fútbol base y de las secciones.

“Hice mi trabajo. Para eso me pagaban”, explica Lacueva, quien admite incluso que hizo trampas: compró las primeras dosis de la hormona del crecimiento para que Leo siguiera el tratamiento que ya recibía en Argentina en una farmacia cercana al Camp Nou. “Había que hacer cosas o se largaba”, asume el gestor deportivo.

“No sé por qué te dejas los cuernos en este tema. Es un niño de 12 años. Para cuando ese crío sea un crack, tú ya no estarás!”, asume haberle dicho Parera. Y tenía razón. Y añade Lacueva: “Al final, me dijo: ‘Haz lo que tengas que hacer’. Él [Parera] bastante tenía con asuntos de mayor trascendencia”.

El problema es que hubo algunos técnicos que no quisieron dar el visto bueno a la contratación mientras otros la exigían sin reservas, con Quimet Rifé, responsable de la cantera, y Rexach a la cabeza. “Rifé me dijo que había que hacer un esfuerzo y firmarle un contrato con perspectivas de futuro. Rexach era más vehemente. Así que les pedí un informe para justificar mi gestión ante la directiva”, recuerda Lacueva. Rexach asiente: “Sí, es cierto. Alguien me pidió por escrito el informe. ¿Qué puse? ¡Que era un niño acojonante!”

Aquel primer documento, elaborado bajo el asesoramiento del letrado Leopoldo Hinjos, garantizaba siete millones de pesetas al padre del jugador por un puesto de trabajo dentro del fútbol base. “Era tan novedoso que garantizaba pagos por concepto de imagen si el chaval llegaba al primer equipo, unas cláusulas motivadas en parte por lo que estaba ocurriendo de manera paralela con Iniesta, que legalmente quedaba libre justo cuando el Madrid llamaba a la puerta”, insiste Lacueva; “lo de Iniesta lo solucionó Gaspart personalmente en el despacho. En lo de Messi se hizo lo que se tenía que hacer”.

“El club no paraba de apagar incendios. Así que aquel documento terminó por originar otro fuego”, asume Lacueva, que no quiere dar el nombre del directivo que montó en cólera cuando se enteró de que había negociado un acuerdo sin el beneplácito de la junta y, por tanto, se negó a firmar el documento que llevaba la rúbrica de los abogados, lo que le daba validez legal. Aunque la formalización del contrato exigía la firma de dos vicepresidentes, se dio por bueno con la de uno y la de los letrados. “¿Crees que sigues en el Espanyol? Aquí no queremos comisiones”, recriminó uno de los vicepresidentes a Lacueva.

Pese a que el tema pueda parecer ahora irrelevante, en la directiva se montó entonces un lío impresionante: “Nadie perdió el tiempo por aquel niño en aquella junta más que para insultar a Lacueva”, recuerda Parera al tiempo que destaca el esfuerzo realizado por Rexach, Rifé y Minguella.

Mientras tanto, Gaspart, rogaba para que Saviola le sacara del fango. No sabía que en la casa habían encontrado oro en un niño de 12 años llamado Messi.

*Publicado en El País, martes 13 de abril de 2010


Anuncios

El Senado de la vergüenza y el Clarín del golpe


Por Juan Alonso

Era mediodía, encendí la televisión para escuchar a la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, que expuso de forma digna y sólida ante los senadores de la Comisión de Acuerdos sobre su gestión al frente del BCRA. “Estoy absolutamente tranquila de que el Banco Central actuó con absoluta legalidad. Si si no hubiera estado de acuerdo con el uso de reservas para el pago de la deuda hubiera renunciado, como lo tendría que haber hecho el anterior presidente”, dijo la funcionaria en referencia a Martín Redrado, el economista que saltó a la fama en la década infame.

La actitud de los senadores de la oposición, encabezados por el radical Gerardo Morales, Adolfo Rodríguez Saá del autoproclamado “peronismo disidente” y el ex presidente palíndromo (casi dormido por la fragua); me resultó a todas luces una escena surrealista y patética.

Estos señores de la pompa y de la transa que son los senadores opositores (hay que recordar la Ley Banelco que tanto perjudicó a los trabajadores en la gestión de La Alianza, de la malabarista Patricia Bullrich) asumieron una actitud canalla: aceptaron la presencia de Marcó del Pont –una mujer honorable que nunca se quebró- pero para humillarla. La destrataron con bajeza e hipocresía. Ni siquiera formularon una sola pregunta precisa sobre su gestión. Pero ella les dijo algunas cosas antes de retirarse: “Soy una militante contra las políticas neoliberales y el ajuste”.

El ex presidente palíndromo no soltó una frase coherente y se limitó a merodear el estado de ensoñación casi permanente en el que se lo ve.

Por su parte, el puntano Rodríguez Saá descerrajó una serie de acusaciones sin fundamento frente a una economista que bien podría darle clases de buena educación, decencia  y economía.

Pero claro, la corporación mediática no reveló los ribetes del escarnio televisado.

Los llamados “periodistas independientes” no son independientes de quienes les pagan los sueldos para que digan sandeces en cámara. El caso de TN y Clarín: un máquina de impedir con todas las características de un siniestro sistema de presión que busca jaquear al gobierno como sea y cuesta lo que cueste.

No les basta con presionar al Poder Judicial por el caso de la presunta adopción fraudulenta de los hijos de Ernestina Herrera de Noble y ningunear la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo que quieren saber hace años si son o no, hijos de desaparecidos en la dictadura; sino que también presionan para que se impida el cumplimiento de la ley de medios audiovisuales. Ahora quieren que Cristina Fernández de Kirchner se vaya antes de terminar el fin de su mandato. Son golpistas. Y mienten.

Hoy el ex gobernador bonaerense y secretario de Agricultura de Menem, Felipe Solá, se sinceró sobre las intenciones de la oposición en Diputados, a la vez que criticó al radical Morales. Lo propio hizo el macrista Federico Pinedo desde el Pro, viste.

La senadora Roxana Latorre dijo que “no vine al Senado para que me conduzca Carrió” y el arco opositor se quedó sin reservas para bloquear el pliego de Marcó del Pont.

Y el rejunte variopinto trina. Esta nueva especie de “Unión democrática” tiene como máxima referente a la dirigente chaqueña que habla desde el púlpito de la moralina. Elisa Carrió azuzó a parientes y entenados con latigazos semióticos.

El circo seguirá en el mismo Senado que aprobó el desguace del Estado en la gestión palíndroma.

A la ignominia de Clarín y sus empleados radicales menemdependientes, Marcó del Pont los enfrentó ayer así: “Soy una profesional que vengo militando hace 25 años en favor del desarrollo económico, de la inclusión, de la industrialización. Permanentemente he estado en la vereda de enfrente del pensamiento neoliberal”, espetó la economista al iniciar cerca de las 13 su exposición ante la Comisión de Acuerdos del Senado.

“El primer proyecto que defendí como diputada en 2005 fue el pago al FMI con reservas del BCRA, es una buena decisión de política económica la utilización de reservas para el pago de la deuda pública”, señaló.

“Públicamente salí a respaldar (el decreto), que me pareció un hecho estratégico y virtuoso que la Argentina contara con este colchón (de reservas) para no ir por las alternativas del ajuste”, sostuvo con firmeza Marcó del Pont.

Y este resulta un punto clave de la discusión política de la Argentina actual.

Con la excusa del uso de las reservas y la tan mentada “constitucionalidad” lo que quieren es condicionar una gestión de gobierno que fue votada por más del 46 por ciento de los argentinos en 2007.

Morales, Elisa Carrió, Carlos Menem, e incluso el socialismo a la violeta rosarino, más la progresía del cineasta Fernando  “Pino” Solanas, le están haciendo el juego a los grupos económicos y al capital concentrado. Entre ellos, al Grupo Clarín, que está desbocado (ver la nota que publican con el facsímil de archivo en un encono imaginable con el ex presidente Néstor Kirchner, reflejado en la tapa de hoy).

Ayer sucedió algo interesante también, que como es obvio, la prensa canalla no difundió.

Ante la comisión de Defensa de la Cámara baja, la ministra de Defensa, Nilda Garré, aseguró que las empresas autorizadas por Gran Bretaña para explorar en Malvinas “pretenden robar los recursos” petroleros argentinos de las Islas.

A la vez, se quejó por la “terquedad” del Reino Unido para discutir la soberanía del archipiélago, y anticipó que el Gobierno pondrá en marcha nuevas “medidas para evitar que las empresas faciliten” la actividad petrolera que ya comenzó en la zona norte de Malvinas.

“Argentina deberá obstaculizar a estas empresas que pretenden robar los recursos argentinos”, subrayó Garré, tras una intervención del diputado de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, que le preguntó: “¨No es Inglaterra una hipótesis de conflicto? ¨Ante quienes se defiende la Argentina?”.

Ante ese cuestionamiento, la ministra aseguró que las Islas se “han convertido en un bastión de la OTAN”, aunque dijo que “la Argentina sigue defendiendo sus derechos”.

“Esta situación de fortalecimiento militar (de Gran Bretaña en Malvinas) y la de búsqueda de petróleo es una decisión contra toda la comunidad internacional”, enfatizó Garré, y recordó que “la Argentina, de acuerdo a su Constitución Nacional, defiende la soberanía por vía pacífica”.

La ministra expuso ante la comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, donde defendió sus cuatro años de gestión, e hizo hincapié en las áreas de inversión, formación militar y equipamiento.

Además, presentó un informe sobre el diseño del ciclo de Planeamiento Estratégico Militar, al que definió como un instrumento de gran importancia porque -según dijo- permitirá fijar las prioridades organizativas y estructurales de las Fuerzas Armadas en cuanto a compra o fabricación militar.

Garré señaló que de 2005 a 209 el presupuesto de Defensa fue incrementado en 6.068 millones de pesos, lo que representa un incremento del 114 por ciento.

En la misma línea, la ministra de Defensa explicó la política salarial que aplicó el Gobierno para las Fuerzas Armadas, y señaló que se equipararon los aumentos del personal militar con los que están destinados a la administración pública.

En cuanto a la formación militar, Garré destacó la constitución de la Escuela Superior de Guerra Conjunta y la construcción del Centro Educativo de las FF.AA para unificar las Escuelas Superiores de Guerra de todas las Fuerzas.

Resaltó también la reforma curricular en las escuelas básicas (Colegio Militar de la Nación, Escuela Naval Militar y Escuela de Aviación Militar), donde se introdujeron materias como la enseñanza de la Constitución Nacional, Historia Argentina y Latinoamericana; y Derecho Administrativo.

La concurrencia de la ministra se suma a otros contactos que mantuvo con el Congreso: tres de ellos en 2006, cuando expuso un informe sobre la actividad de la cartera, se reunió con la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia, y luego con la Comisión de Defensa del Senado.

En junio de 2007, Garré también asistió a la Cámara de Diputados para explicar la Reforma del Sistema de Justicia Militar y en julio de 2009, concurrió a la Comisión de Defensa del Senado para informar sobre el proyecto de recuperación de la ex Fábrica Militar de Aviones de Córdoba.

Cuando terminaba de escribir esta entrada, Néstor Kirchner reasumió la conducción del Partido Justicialista (ver links) y reafirmó el rumbo del modelo económico, pese a la poderosa campaña de la oposición que pretende torcer el rumbo como sea.

Desde el diario de los Mitre, La Nación, socios de Clarín en Papel Prensa, Carlos Pagni, traza un panorama desalentador, como siempre.

¿Pagni recordará cuando aparecía junto al multiservicial Guillermo Cherasny y Juan Bautista Yofre (ex jefe de la SIDE de Menem) en un canal de cable?

País generoso este que es nuestro.

Fuentes: Agencia Télam, Dyn y N.A

El acoso a Marcó del Pont continurá hoy.

Clarín

La Nación

Agencia Télam

El Argentino

Majul, siempre en la cornisa

leyendadeltiempo.wordpress.com


Menemdependientes


Por Juan Alonso

La Unión Democrática fue la acción coordinada de la oposición radical, conservadora, comunista, y socialista, contra  el entonces cononel Juan Domingo Perón que se concretó el 16 de junio de 1945 a través del Manifiesto del Comercio y la Industria en el que 321 organizaciones patronales, lideradas por la Bolsa de Comercio y la Cámara Argentina de Comercio –bajo el paraguas del embajador estadounidense Spruelle Braden- cuestionaban duramente la política laboral impulsada por Perón.

La principal queja del sector empresario era que se estaba creando “un clima de recelos, de provocación y de rebeldía, que estimula el resentimiento, y un permanente espíritu de hostilidad y reivindicación sectorial”.

Como se ve, una cuestión de clase, con ciertas similitudes con los tiempos que corren hoy en día.

Los maestros han logrado aumentos importantes en paritarias abiertas. Algo que no sucedía en la década infame menemista. Hace semana y media los docentes sindicalizados han logrado subas del 24 por ciento en sus salarios.

Los jubilados reciben desde 2003 dos aumentos en sus asignaciones por año.

La caja de las jubilaciones ya no está en poder de la banca privada y los fondos extranjeros y sus socios locales.

La Argentina canceló buena parte de su  deuda con el Fondo Monetario y el Banco Mundial, comprometida durante otras gestiones de gobierno. Y el nivel de reservas del Banco Central es el producto de un modelo que se intenta destruir con el objetivo de volver a los ’90 y perder así todos los logros desde el desastre de 89/99 y 2001.

Estas notas del diario Página/12  revelan lo que está en juego y por qué son golpistas.

Las Madres de Plaza de Mayo con Hebe de Bonafini a la cabeza, se movilizaron anoche en defensa del gobierno que fue votado para gobernar por más del 46 por ciento de los argentinos en 2007.

Página/12 1

Página/12 2

Página/12 3

Y Clarín lo trata así

leyendadeltiempo.wordpress.com