La foto de Lucas


Por Juan Alonso

La fotografía que ilustró la tapa de la revista Veintitrés fue producto de una investigación periodística que se realizó con absoluta responsabilidad profesional.

Fue obtenida el mismo día en que Antonio Grimau reconoció el cuerpo de su hijo en la Morgue Judicial.

Allí, se ve a Lucas Rebolini Manso (36) indefenso, en el medio de la calle, desnudo, rodeado de policías –uno de ellos lo observó de frente-, mientras la lluvia caía impiadosa. “No tengo crédito en el celular”, dijo el vigía de consigna, cuando le pidieron que llame al SAME.

Lucas se había escapado del hospital Fernández y padecía un cuadro de “psicosis tóxica” por consumo de cocaína.

Corrió cuatro cuadras desesperado y desnudo hasta que chocó contra los autos estacionados en Castex y Salguero.

La fotografía tomada por el testigo que aceptó dialogar con el equipo de periodistas que llevó adelante el grueso fundamental de la nota, demostró que Lucas se había escapado del hospital Fernández antes de regresar a las 2: 10 del 6 de febrero.

Y obligó a las autoridades del Fernández a reconocer el escándalo apenas 24 horas después de publicada la revista, en conferencia de prensa, durante la mañana del viernes. Por la tarde, la Justicia allanó el hospital en búsqueda de pruebas, con la intervención de la División Asuntos Internos de la Policía Federal. La querella, encabezada por Grimau y la actriz Leonor Manso, exigió una segunda autopsia que todavía no se completó.

El cuerpo de Lucas sigue en la Morgue desde el 12 de febrero. Dos días después de que falleciera en el Fernández de un infarto, producto de “una neumapatía”.

Nada de eso se habría dado a conocer sin el trabajo de un grupo de periodistas con ansías de verdades.

Nadie hubiese dicho nada.

Nadie hablaría de la foto en cuestión que demuestra la delgada línea roja que define la cordura y los límites difusos de eso que llamamos “realidad”.

Sin esa foto reveladora, el Estado –es decir, el SAME, el hospital, o la Federal- hubiesen preferido “dejarlo así como está” porque “para qué hacer tanto ruido con esto, ¿no?” Tal como me soltó en off un funcionario el viernes pasado.

Es domingo todavía y la imagen despertó polémica entre ciertos panelistas que jamás hicieron una investigación ni siquiera sobre el precio de los cebollines.

Y lo que es peor: muchos de los que hablan ahora como prohombres del periodismo, fueron cómplices silenciosos de la dictadura y gozaron de sueldos de periodistas en esos años de plomo en que muchos –también periodistas- eran torturados y muertos.

A diferencia de Rodolfo Walsh, estos juristas de la buena fe ajena, no dieron “testimonio”. Y ahora nos dan cátedra desde el palco de la soberbia.

El periodismo es un oficio para gente noble. En lo posible, valiente, buenos señores.

Sigan viendo “Doctor House” con pochoclo y control remoto.

Yo me quedo con los que escriben con las tripas.

Página12

Online-911

La Nación

leyendadeltiempo.wordpress.com

Anuncios

Lucas era fanático de Huracán y conocido de la hinchada


El hijo de Antonio Grimau y Leonor Manso, Lucas Rebolini Manso (36), murió el pasado 10 de febrero en el hospital Fernández. Estuvo cuatro días en terapia intensiva. Un cuadro de neumonía le provocó un infarto fulmimante. Dos días después ingresó en la Morgue Judicial como NN. No tenía documentos y estaba desnudo, sin ningún elemento personal. En su casa de la calle Agüero, los padres hallaron la guitarra y sus pertenencias ordenadas.

Lucas estudió en el Colegio Nacional Buenos Aires. Hay varios compañeros de esos años que están haciendo comentarios en las redes sociales de la Web. Pero ninguno sabe por qué apareció corriendo desnudo por Castex y Salguero, con las primeras horas del 6 de febrero.

El presidente de Huracán, Carlos Babington, le dio una entrevista a un portal de noticias y admitió que conocía a Lucas y solía verlo en los entrenamientos y en los partidos que jugaba el equipo de Parque Patricios. Y el canal C5N difundió un video en donde se lo puede ver en la tribuna con la hinchada.

Ayer se confirmó que Antonio Grimau no pidió de manera formal una segunda autopsia ante la Fiscalía que interviene en el caso.

Todo indica que Lucas sería velado en las próximas horas. Sin embargo, a esta hora, su cuerpo continúa en la Morgue Judicial, en donde está desde el pasado 12 de febrero.

Nota a Babington

leyendadeltiempo.wordpress.com

Antonio Grimau reconoció el cuerpo de su hijo en la Morgue


Por Juan Alonso

El hijo de Antonio Grimau murió el 10 de febrero y su cuerpo estaba en la Morgue desde el día 12

-El 6 de febrero, la Policía encontró a Lucas Rebolini Manso (36) corriendo desnudo en Castex y Salguero.  Luego de unos minutos de estar en la vereda rodeado de testigos y de dos patrulleros de la zona que llegaron al lugar, fue trasladado al Hospital Fernández.

Llovía a cántaros.

-Su estado de salud no era el mejor. Parecía estar desequilibrado y hay versiones de que Lucas habría sido adicto a la cocaína.

-Cuatro días después, el 10, Lucas murió en el Fernández de un infarto por un cuadro de neumonía.

-48 horas más tarde, el 12, el cuerpo fue trasladado a la Morgue Judicial.

-Antonio Grimau y Leonor Manso descubrieron el 22 que su hijo no respondía los llamados telefónicos y el 15 de marzo -22 días después- iniciaron la búsqueda desesperada a través de la red social Facebook.

-El 3 de marzo la familia de Lucas presentó la denuncia por “averiguación de paradero”.

Este es el comuninado de la Fiscalía que intervino.

Buenos Aires, 16 de marzo de 2010.-

REF: Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 47

Comunicado de Prensa

Causa N° I-47-19209, caratulada “NN s/ muerte por causa dudosa ddo: NN”,

Que la presente causa tuvo su inicio el 10 de febrero de 2010 a las 16:00 horas, con intervención de la Seccional 53ª de la P.F.A. en virtud del fallecimiento de una persona de sexo masculino no identificada, de entre 30 y 35 años, en el interior del Hospital Fernández.

En tal sentido, el 6 de febrero de 2010, alrededor de la 01:20 horas, esa comisaría tomo intervención por haber observado en la intersección de Castex y Salguero de esta Ciudad la presencia del citado masculino, quien se encontraba descompuesto y desorientado, procediendo en consecuencia a su derivación al citado nosocomio en donde aquél fue internado en la Unidad de Terapia Intensiva.

Habiendo dado la Comisaría intervención al Juzgado Civil en turno, dicho estrado dispuso constatar la misma mediante el Centro de Orientación de Personas de la Policía Federal (C.O.P.) con resultados infructuosos.

Siendo que la persona en cuestión permaneció internada en dicho hospital siempre en terapia intensiva y sin recuperar su conocimiento, finalmente se produjo su deceso el 10 de febrero del corriente año a las 9:15 horas, por insuficiencia respiratoria y paro cardíaco, dándose a partir de allí la pertinente intervención a esta Fiscalía que dispuso en consecuencia la realización de exámenes necroscópicos de rigor.

Asimismo, desde esta Fiscalía, entre otras medidas, se encomendó extraer un nuevo juego de fichas dactiloscópicas del cadáver, disponiéndose su remisión a la División Índice General de la P.F.A. y al Registro Nacional de las Personas a los fines de lograr su identificación, como asimismo el secuestro de sus ropas y de todo elemento que el mismo poseyera a los fines de lograr su identificación –y consecuentemente hallar a sus familiares-, siendo que desde el hospital se informó que aquél había ingresado sin documentos ni ropas.

Finalmente, el 11 de febrero de 2010 la División Antecedentes de la P.F.A. informó que el masculino no se encontraba registrado dactiloscópicamente en los archivos de la Superintendencia de Policía Científica, mientras que por su parte, con fecha 23 de febrero de 2010 el Registro Nacional de las Personas hizo saber que tampoco pudo establecer su identidad, informando que la única vía de identificación de una persona resulta ser la numérica o fonética.

Asimismo, con fecha 18 de febrero de 2010 se ordenó la obtención de una ficha odontológica para continuar intentando tal identificación, siendo que a la fecha se continuaban produciendo peritajes vinculados con su deceso, que arrojaron preliminarmente que el mismo falleció a causa de una neumopatía.

Por último, ante la intervención de la División Búsqueda de Personas de la P.F.A. y habiéndose practicado en la fecha un comparativo dactilar se estableció que el cadáver en cuya investigación me dirijo resultaría ser el de Lucas Rebolini Manso.-

Departamento de Prensa

Ministerio Público Fiscal de la Nación

C5N

Página/12

Online-911

La Nación

El Argentino

Infobae

Télam

leyendadeltiempo.wordpress.com

Desapareció el hijo del actor Antonio Grimau


Antonio Grimau pide ayuda desde Facebook para encontrar a su hijo, Lucas Rebolini Manso. Según denunció, no se sabe nada de él desde hace 15 días y espera que la gente lo ayude a encontrarlo.

El actor Antonio Grimau lanzó en las últimas horas un desesperado pedido de ayuda a partir de Facebook para que la gente lo ayude a conocer datos de su hijo mayor, Lucas, de quien dijo que no se sabe nada desde hace 15 días.

El actor hizo su pedido desde esa red social en la última hora del domingo, con un mensaje breve pero contundente:

“Por favor, esta foto es de mi hijo mayor, Lucas Antonio Rebolini Manso. Hace alrededor de quince días que no sabemos nada de él”, escribió para sus amigos de Facebook, que son apenas más de mil.

Lucas tiene 36 años y es hijo de su romance con Leonor Manso. Entre otras actividades, se dedica a la composición y musicalizó algunas obras.

“Ya hicimos la denuncia pero no obtuvimos resultados. Si alguien lo vio o sabe algo, o tiene manera de ayudarme a averiguar su paradero, le voy a estar muy agradecido.Tiene 36 años. Es de contextura física mediana. Tez blanca. Rapado. Ojos marrones. Músico. No porta documentos y vestía, aparentemente, remera y bermudas y zapatillas”, escribió.

De inmediato, comenzó a recibir decenas de mensajes de solidaridad de allegados, quienes se comprometieron a colaborar en la búsqueda, al menos de manera virtual.

La búsqueda del muchacho también apareció en un portal especializado en personas desaparecidas, como Buscapersonas, en el que se presentaron los mismos detalles de Lucas, para intentar que se aporten pistas.

El caso de Florencia Penachi

A casi cinco años de la desaparición en la Capital de la estudiante neuquina Florencia Penacchi, su madre expresó el sábado que no tiene “nada” que indique qué pudo haber ocurrido con su hija, que entonces tenía 24 años, y anticipó que no permitirá que se cierre el expediente.

“No tenemos nada más que la desaparición, a pesar de que han pasado cinco años”, dijo a la agencia Télam Nidia Aguilera, madre de la joven desaparecida.

“El martes es un día simbólico. La última vez que alguien habló con ella fue el 16 de marzo de 2005 pero no sabemos nada más que eso”, dijo la mujer. La noche anterior a su desaparición, Florencia había compartido una cena en el departamento que ocupaba con su hermano, en Palermo.

Después de despedir a sus amigos, salió y, al día siguiente, llamó a su trabajo para avisar que no iría a trabajar. También habló con su hermano. Desde ese momento no se supo qué pasó con ella y ni siquiera surgieron líneas de investigación, indicios, testigos o personas que aportaran información valiosa sobre el caso en estos cinco años.

Mientras tanto, sigue vigente el ofrecimiento de una recompensa de 100.000 pesos para quien aporte datos sobre su paradero a la fiscalía número 23 en lo Criminal de la Capital.

leyendadeltiempo.wordpress.com