Mañana


Abrir los ojos tomando la taza del borde y pensar un destino. Para agarrarse de la garrapata con sangre. Volverse un punto fijo en un espejo invisible. Acariciar al gato. Ducharse. Morder la tostada del lado de la sal.
Andar por el camino buscando alas, de a pie. Ahí mortal, deambulando por lo que será olvido.
Calles y rezos que se repiten en voces hasta el infinito. Y me cierran los bares para leer. Y se mueren los mozos. Y la herrumbre toma por asalto el cuchillo de la humanidad.
Apenas si pude poner en la pared una máquina de café. Estoy muy despierto. No logré cambiar el mundo este.
Una mosca se posa sobre la humedad de tus ojos. Pronto serán cientos de insectos inquisidores.
Por la sombra de la sombra digo que avanza el miedo.
No tiene alma el deseo de persistir. Un corazón late dentro de un cofre vacío. Despedirse aullando como los animales para pensarse como un mono que cavila.
Por lo menos, antes andaba en los trenes ilusionado. Comía de la lata y nunca hubiese pensado que los creadores de la violencia iban a justificar su masacre. Porque nadie crea una fuerza bestial para no reglamentar hasta los sueños. El mal es muy sutil a la hora de manifestar su ponzoña.
El género humano ha tenido la extraña virtud de crear la bomba nuclear para seguir comerciando la muerte. El destino del hombre es aniquilarse como rehén de su vanidad competente.
Preso de la acumulación, la tecnología y el consumo, se alejará definitivamente de su esencia para convertirse en un monstruo perfecto.

leyendadeltiempo.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s