Yo te dije, Carusita


“Vengo de hablar con el psicólogo rubio”, suele repetir el gurú Fabián Casas, explicando a Beam. Piki me lo contó. Y de esa terapia retorno. Delirando con amigos entre botellas que nunca vuelven, respirando a cada paso de la inundación. Viendo la placenta que se derrama en las mañanas de sol. Y mi gato pide más, mientras el venerado doctor G apunta notas y se hace ciento diez mil siete pajas y nunca puede acabar.
Dale nomás con las tribunas vacías de almas buscando un futuro. Que no me importa, no me importa nada.
O casi.

Se hizo tarde para el cierre. Tarde para hacerse de un recuerdo perdurable. Para contar los pasos de a pie.
Me vuelvo por el mejor camino con el agua hasta el cuello, escuchando tu voz que se pegó en las costillas.
Che, bala del .22. Chica del sicariato. Te quiero por eso mismo. Secate tu melena con el ventilador.
Si me voy de viaje a Machu Pichu, tal vez te mande un avión de La Tablada. Y si muero -si me muero- tengo a tres amigos que contarán qué me mató.

Hoy brindé por vos, por esos ojos grises. Una letra de Tom Petty confederado del Sur.
Las voces se amontonan como los rascacielos y hasta Disney revivió. Ahora duerme con Donald sin reírse. Si me preguntas, creo que fue un hombre triste antes de congelarse.

¿Si mañana es lunes o sábado a quién le importa? Prendele mecha al tabaco Doña Flor, te lo dije Carusita, haceme un favor. Y no me despiertes temprano con el inventario del amor.


leyendadeltiempo.wordpress.com

Anuncios

Un pensamiento en “Yo te dije, Carusita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s