Mientras el fuego arde


Seré una lagartija sedienta en el vaso de leche de una vieja.

Una larga espera, botella en mano, como pendejo contra la pared, buscando el turno de la cajera. Mordiendo la ansiedad mientras late la incertidumbre: esa chica cómplice, la que nunca habla y se fuga. La que desaparece con el alumbrado en su moto con alas.

El misterio me llegará brotando de la pared, entre la mugre, porque sólo pisando porquería (las tuyas y las mías) el hombre se para recto.  Y seré paisano, me pondré bombacha de gaucho con una remera de Mollo y te visitaré para beberte el alma de cada botella con el atado de puritos que me compré en el local del veneno de Scalabrini. Todo será muy civilizado, mi querida lutier de corazón anhelante. Nacimos con un primer beso.

Sí señora, no señor. Usted primero. Muera para vivir. El humo va para allá.

Voy a plegar los trapos sucios para trocarlos por algunos nuevos. Habrá dulce y salado en la mesa blanca. Y la esperanza necesaria para que te quedes hasta que el sol entre por la ventana y despierte a mi gato que sale a comerse palomas en el desayuno. Con algún Dylan sonando. Pero no llores porque me desconcentro y ambos sabemos que se puede correr por un largo tiempo.

Pobre salvaje de la carroña en un mundo vampiro. Y vos queriendo amar.

Voy a viajar colgado de un micro 97 kilómetros para llamar a tu puerta. Ahí donde tenés a tu vieja sedienta. Iré en forma de gallina ponedora. O de gallo de pelea, con un ojo menos por las contiendas. La perra hundirá el hocido en la tierra buscando el hueso.

Seré el trajeado que te anuncie la ceremonia del comienzo de los finales. El que encienda el incienso. El que seguro te lastimará como jinete de la medianoche.

Un encantador que hace yoga mientras humean las hebras de té. Justo en el momento en que la chica de la moto vuelve del sueño con las alas embarradas. Y nunca duerme, tan oscura y tierna es ella.

Yo, te juro, podría construir diez torres de 67 pisos de palabras y cinco de ladrillos. Algunas se caerían al instante, otras durarían el tiempo de una rama seca; toda una vida. Nada en la inmensidad del Universo.

Pensalo, mientras brilla la estrella, esa luz que miras cuando la noche trae su brisa y el fuego aún crepita.

leyendadeltiempo.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s